ESCAPADA A UN PASO DE SOTOGRANDE

La mayor extensión de alcornoques del planeta se sitúa a muy pocos kilómetros de Sotogrande. El Parque Natural de los Alcornocales, con sus más de 170.000 hectáreas  de vasta naturaleza, es el destino perfecto para disfrutar del sur del sur, también, en los meses de otoño.

Entre las provincias de Cádiz y Málaga, se alza el Parque Natural de los Alcornocales. Un gran referente turístico al que acudir no solo para zambullirse de lleno en la más pura naturaleza, o practicar las más variadas actividades deportivas, si no para disfrutar, también, de su valor cultural, histórico y arqueológico, así como de las numerosas fortificaciones y edificaciones procedentes de la alta Edad Media que salpican su territorio y que conforman atractivas rutas y senderos.

Desde el punto de vista natural, este Parque invita a pasear entre arroyos, ríos y embalses rodeados de un impresionante decorado natural con bosquetes de alcornocal, quejigos o roble andaluz, entre otras muchas variedades. Un paraíso natural hogar de águilas, cabras montesas, corzos, ciervos, buitres leonados, búhos reales o halcones peregrinos. Sin olvidar, por supuesto, la presencia de ganado autóctono, como la vaca retinta.

Un espacio natural que atraviesa más de una veintena de municipios, entre ellos, Algeciras, San Roque, Tarifa, Castellar, Jimena o Los Barrios. Con una cultura social muy arraigada a este paraíso que ha permitido desarrollar, con el paso de generaciones, artes que ya se han convertido en tradición y una forma de vida, como el descorche; dando fama y universalidad a este fenómeno en todo el mundo.

Disfrutar de todo el Parque Natural de los Alcornocales empuja, a menudo, a recrear un viaje a otro tiempo, a otra época y a revivir escenarios del pasado. Todo ello, gracias a fortificaciones y edificaciones que recorren multitud de asentamientos a lo largo de su extensión. Sin ir más lejos, dentro del propio Campo de Gibraltar es posible disfrutar de dos de ellos: los castillos de Castellar y Jimena de la Frontera.

Pero este viaje por el tiempo puede llegar tan atrás como se pretenda, incluido los primeros hombres; ya que el recorrido por el Parque de los Alcornocales puede transportar al visitante hasta la misma época neolítica. Las pinturas rupestres en la Cueva del Tajo de las Figuras, cerca de Benalup; la Cueva de la Laja, cerca de Jimena, o la Cueva del Bacinete, en Los Barrios; son testimonio vivo de la presencia de los primeros hombres en el parque.

Una buena forma de explorar por todos sus rincones es a través de sus innumerables rutas de senderismo y caminos para el turismo de naturaleza y rural. El sendero de Valdeinfierno, la subida al Aljibe, Río de la Miel,  la Garganta del Puerto Oscuro, La calzada Dehesa Boyal, Río Hozgarganta, Río Guadalmesí, Arroyo de San Carlos del Tiradero o el Sendero de la Teja, son, sólo, algunas de las opciones a tener en cuenta cuando se dibuje la hoja de ruta de esta escapada a uno de los grandes pulmones de Andalucía.

DESTACADOS

GASTRONOMÍA

El Parque Natural de los Alcornocales invita al visitante a degustar su riqueza gastronómica a base de productos  recolectados  como las tagarninas, espárragos o las setas. El mundo de la micología es uno de los pilares del turismo gastronómico en la zona. En la Comarca se pueden encontrar más de 40 especies de setas diferentes.

TURISMO ACTIVO

La promoción de actividades al aire libre, como el senderismo y deportes náuticos en ríos y lagos de la comarca (como los descensos en kayak); se ha convertido en un gran reclamo turístico del entorno.

BERREA DEL CIERVO

Otro de los grandes atractivos del ecoturismo es la berrea del ciervo, que tiene lugar durante la estación del otoño y es uno de los emblemas del panorama natural local. Un espectáculo que merece la pena contemplar.