La organización del Día Mundial del Turismo copa todo un fin de semana en el municipio con diferentes visitas guiadas y actividades tanto en el casco como Sotogrande

Tanto en el municipio de San Roque como en todo el Valle del Guadiaro se vivió con intensidad la celebración, durante todo un fin de semana, del Día Mundial del Turismo con numerosas actividades para todos los gustos. Clases de iniciación al golf, rutas nocturnas para disfrutar de la berrea del ciervo, o talleres infantiles sobre la vida en Carteia son algunas de las alternativas coordinadas desde la Delegación Municipal de Turismo con la participación de varias empresas y entidades.

La concejal delegada de Turismo, Ana Ruiz, señaló que “hemos intentado mostrar por este Día muchos de los atractivos turísticos que tiene San Roque, pero son muchos más”. Destacó al edil la gran aceptación que han tenido las actividades programadas “pues en la mayoría de ellas se ha colgado el cartel de completo”.

Los actos comenzaron con una clase de iniciación al golf en el Club de Golf La Cañada y un paseo por los canales del Puerto Deportivo y Marina de Sotogrande. La Finca La Alcaidesa, en pleno Parque Natural de Los Alcornocales, acogió una ruta nocturna para escuchar la berrea del ciervo. También se desarrolló una Ruta Solidaria de la Segunda Guerra Mundial por Sierra Carbonera, visitando búnkers, puestos de mando, un túnel…además de talleres infantiles titulados “Conoce la vida de Carteia”, que sirvieron de visita narrada a dicho museo utilizando un cuento. También hubo juegos didácticos y realización de maquetas.

Una visita guiada al Casco Histórico de San Roque, para conocer la Plaza de Toros, Alameda Alfonso XI y Palacio de los Gobernadores, incluyendo el Museo Ortega Brú; o un nuevo Paseo Literario “El Tiempo entre Costuras”, dedicado a la espía británica Rosalinda Fox, fueron otros de los grandes eventos. Una ruta nocturna por la Finca La Alcaidesa para disfrutar de la berrea del ciervo y una visita especial al Enclave Arqueológico de Carteia, que incluyó el teatro romano y el búnker de la Segunda Guerra Mundial, cerraron un gran fin de semana.