Más de una veintena de jóvenes con capacidades especiales de Asansull se subirán  a las tablas del Palacio de Congresos de La Linea de la Concepción para interpretar, de manos de la bailarina Jennifer Rico, la obra ‘Manuela’. Mucho más que un espectáculo de danza; un ejemplo de superación con el baile como bandera. El próximo 3 de mayo. Muy recomendable…

Puntuales, cada semana, desde hace meses, se dan cita, en La Casa de la Cultura de La Linea de la Concepción, los alumnos del taller de danza de Jennifer Rico. Una labor de voluntariado, que esta bailarina profesional realiza para Asansull, la conocida asociación que  trabaja, desde hace 50 años, con personas con discapacidad intelectual y dependientes del Campo de Gibraltar.

Con un largo bagaje profesional, Jennifer llevaba tiempo queriendo enseñar danza a personas con capacidades especiales. Aprovechando su vuelta a La Linea, decidió ponerse manos a la obra y presentó la idea en Asansull. El proyecto fue acogido con ganas por la Asociación y comenzó a rodar convirtiéndose, en poco tiempo, en todo un éxito.

La aceptación fue tal, que la profesora no dudó ni un segundo en dar un paso más: preparar, desde cero, un espectáculo de danza  y estrenarlo, bajo el nombre de Manuela, el próximo 3 de mayo en el Palacio de Congresos de La Linea. Un reto de altura, que ha causado un gran revuelo no solo entre los bailarines, si no entre todos los que apoyan este proyecto, aportando su colaboración y trabajando con esmero en detalles tan importantes como la creación del vestuario.

A poco más de un mes del estreno, los nervios están a flor de piel y eso se nota en cada ensayo. Más aún, si en la sala están como espectadores la redactora y el fotógrafo de La Revista de Sotogrande. Todo tiene que salir perfecto y, sin duda, saldrá, porque hay ganas, esfuerzo y mucha ilusión. Una compañía de bailarines muy especiales a los que la danza les hace vivir; bailemos con ellos.