Amantes del polo, acudimos puntuales a Palm Beach. Un magnífico destino del sur de Florida donde el sol, las  playas infinitas, el lujo y la exclusividad se dan la mano para dar forma al paraíso favorito de las grandes fortunas estadounidenses.

Una de las claves que convierte a Palm Beach en un lugar soñado es su buen clima. Poder disfrutar todo el año de sus maravillosas playas le ha servido a este lugar para atraer a grandes nombres como la familia Kennedy, Pulitzer o Trump.

A sus excelentes playas hay que sumar la exclusividad de hoteles tan exclusivos como el Ritz-Carlton,  con playa privada y unas vistas increíbles de todo Palm Beach.

Entre las muchas opciones que ofrece el destino, merece la pena visitar el Four Arts Gardens, un impresionante jardín botánico con la flora más exótica del planeta.

El Henry Morrison Flagler es otra de las paradas obligadas que realizar entre partido y partido de polo. Y, no hay que abandonar este lugar sin disfrutar de la animada vida nocturna de Clamatis Street. Planes perfectos para sacar el mejor partido a un viaje de polo.