Recuperamos uno de nuestros destinos soñados para ir preparando las vacaciones de Navidad. ¿dónde? Cozumel, en el Caribe mexicano.

 

Nada mejor que una visita al sureste mexicano y al legendario Mar Caribe para pasar unas vacaciones fuera de serie. Un viaje de lujo con el que La Revista de Sotogrande sumerge a sus lectores en un paraíso de arena blanca y aguas turquesas, idóneo para comenzar la temporada de baño explorandouna isla que parece haber sido creada para bucearla: Cozumel.

Situada a unos cincuenta kilómetros de Cancún se encuentra Cozumel, también conocida como la Isla de las Golondrinas, uno de los destinos más impactantes del sureste mexicano. Su mayor atractivo  radica, precisamente, en la propia isla. Una gran plataforma de coral construida sobre los restos de un antiguo y extinguido volcán. Reconocida a nivel mundial por sus playas y arrecifes, sus cristalinas aguas y sus horizontes verde-azulados cautivan a los amantes del buceo por la riqueza de sus arrecifes de coral. Además, los cenotes formados por la filtración de agua a través de la piedra caliza durante miles de años

aguardan al visitante para ser explorados a nado, ofreciendo una experiencia acuática única. La zona cuenta, para todo ello, con lugares como El Arrecife Paraíso Norte y Sur, el parque natural Chankanaab, el arrecife Tormentos, Yocab, El Paso del Cedral, Tunich, Cardona, San Francisco, Santa Rosa, Palancar,

Punta Sur, Colombia o Maracaibo. Un gran tesoro por descubrir para apasionados de las maravillas del mar, que han convertido este lugar en un referente del buceo. La isla cuenta, asimismo, con impresionantes playas en las que perder la noción del tiempo y donde el visitante puede acampar sin problemas para contemplar las estrellas al caer la noche. Entre las más destacadas, llaman la atención la de San Francisco y Playa Azul. Dos refugios donde la transparencia del mar maravillará a quien los visite, ofreciendo un espectáculo natural insuperable con sus peces de colores, arrecifes y rica flora marina. Otra parada obligada en cualquier visita a Cozumel es el Parque Nacional Palancar, ubicado en el famoso arrecife de Palancar, conocido también como el ‘Reino del Coral Negro’. Este espacio ofrece una visibilidad de hasta cincuenta metros y, entre sus muchos atractivos, sorprenderá al visitante al mostrar una famosa estatua de un Cristo de tres metros sumergida en las profundidades. Además de disfrutar del mundo marino, el viajero encontrará en esta isla un lugar con una gran riqueza arqueológica al ser, en el asado, uno de los asentamientos principales de los mayas. Para adentrarse a fondo en su cultura más ancestral, será obligatorio realizar excursiones a lugares como San Gervasio, el Templo del Cedral, Santa Rita, Ixpal Barco y Xhanan, entre otros. Como curiosidad, señalar que este destino fue nombrado por los mayas la isla de las golondrinas y casa de Ixchel, diosa del amor y la fertilidad.

DIVERSIÓN

Cozumel ofrece paisajes y lugares que, al caer el sol, dan paso a la diversión. Fiestas, bebidas de frutas exóticas, celebraciones, carnavales, conciertos, recorridos en barco para conocer la isla desde el mar y, sobre todo, mezclas de sonidos como el reggae, merengue, salsa, jazz y música mexicana, que retumban dentro de Cozumel. El calendario de eventos es una mezcla de conmemoraciones mayas y de rituales sagrados que manifiestan la cultura del lugar, mientras la gente busca diversión en las calles para celebrar, cada noche, el privilegio de poder contemplar las maravillas que encierra este destino para soñar.