Marqués de Riscal cumple 160 años y, en La Revista de Sotogrande, no se nos ocurre mejor forma de celebrarlo, que viajando a la Ciudad del Vino para brindar por este aniversario. Lo hacemos con un tinto creado para festejar: Marqués de Riscal 150 Aniversario. La elección perfecta para mostrar la esencia de esta Bodega.
Enmarcada entre embriagadores paisajes de viñas se alza, majestuosa, la Ciudad del Vino de Marqués de Riscal, en Elciego, Álava. Con una superficie cercana a los 100.000 metros cuadrados, el complejo está compuesto por una de las más antiguas bodegas de Rioja, la de Marqués de Riscal (1858), y un modernísimo edificio diseñado por el arquitecto canadiense Frank O. Gehry, que crece sobre las barricas para albergar un hotel de lujo. Todo un paraíso con sabor a vino al que acudimos para festejar el 160 aniversario de la Bodega.
Si por algo llama la atención el complejo es por el contraste visual que supone el instalar un edificio de Gehry, con materiales y formas similares a las usadas en el Museo Guggenheim de Bilbao, en medio de viñas, tradición y siglos de historia.
Lo más impresionante del lugar es, no obstante, el vino, y la magia que al tomarlo envuelve al viajero que visita este espectacular espacio donde tradición y vanguardia caminan unidas como pilares de la filosofía de esta legendaria Bodega.
En este excepcional marco, nuestros anfitriones descorchan un Marqués de Riscal 150 aniversario para descifrar sus notas y, a la par, descubrirnos un poco sobre la historia de la Bodega.
Encontramos un vino de color cereza muy oscuro. Con aroma torrefacto, balsámico, complejo, con notas especiadas de pimienta negra y canela. En boca es graso, bien estructurado, con una gran concentración tánica, redondo y con un final largo y sedoso.
Mientras disfrutamos de todos sus matices, nos explican que Marqués de Riscal siempre ha sido una empresa pionera y referente del sector vitivinícola. Tanto es así, que ya en 1858 se convirtió en la primera bodega de Rioja elaboradora de vinos según los métodos bordeleses. En 1972 pasó a ser la primera bodega impulsora de la Denominación de Origen Rueda -donde se elaboran sus afamados vinos blancos- y en 1991 lanzó el primer vino de alta expresión, Barón de Chirel 1986.
El sabor de un buen tinto no acaba al tragarlo como ocurre con el agua. Un vino de categoría nos ofrece recuerdos de los sabores y aromas de los que disfrutamos en boca haciendo más duradero el placer sensorial. Justo esto es lo que nos ocurre con Marqués de Riscal 150 Aniversario. Una agradable sensación, que nos invita a rellenar la copa mientras seguimos escuchando a nuestros narradores.
Nos cuentan, que la denominada Ciudad del Vino se inauguró en 2006 y que su diseño, realizado por el arquitecto Frank O. Gehry, supone la obra más vanguardista realizada hasta la fecha por una bodega española.Tradición y vanguardia unidos en un solo concepto.
Las paredes de la primera bodega, ‘la original’, desprenden antigüedad. Entre ellas se realiza la mejor crianza del vino, que reposa en grandes barricas a la espera de ser embotellado. En ese mismo lugar, los laberintos con aroma a vino conducen al paseante hasta la parte más preciada; La Catedral, un botellero en el que Marqués de Riscal guarda una colección única compuesta por vinos de todas las añadas que la bodega ha producido desde sus comienzos.
Con la botella ya acabada caminamos por este singular lugar mientras nos desvelan, como dato curioso, que el 160 aniversario ha coincidido con el lanzamiento del libro “Un viaje a través del tiempo” escrito por el Master of Wine, Andrew Caillard, para Marqués de Riscal.
Una obra que nace tras la celebración de la Cata Histórica celebrada en Marqués de Riscal en 2015 y que realiza un recorrido a través de la historia contemporánea y de la Bodega, haciendo hincapié en los vinos de Rioja y de Marqués de Riscal.
Con buen sabor de boca y ganas de hacernos con ese libro regresamos a Sotogrande. En el camino no dudamos en sumarnos a la iniciativa llevada a cabo con motivo de esta ocasión tan especial por Marqués de Riscal en sus redes sociales. Una campaña digital para dar a conocer: la historia e hitos de la compañía durante estos 160 años, además de ganar premios y disfrutar de experiencias tan interesantes como la visita a la bodega.
Una ocasión única para conocer más a fondo los 160 años de la bodega y poder ser parte de un cumpleaños muy especial.